Comunicado sobre el nuevo pliego para la gestión de las EMM

El pasado viernes 28 de junio se publicó por fin el tan esperado concurso para la Gestión de las EMM desde septiembre de 2013 hasta julio de 2016.

Tanto el pliego de condiciones que regulan el contrato como las modificaciones en la estructura de la enseñanza han levantado mucho revuelo estos días, llenando de declaraciones y opiniones algunos medios de prensa, sobre todo por parte de las empresas gestoras que han venido proveyendo el servicio hasta este curso recién terminado y que ahora ven peligrar su continuidad en el mismo o fuertemente reducido el contexto económico en el que se habían movido hasta ahora. Algunas de estas opiniones han generado inquietud entre los alumnos, haciendo temer incluso por la propia desaparición de las Escuelas si ninguna empresa gestora de estos servicios llegara a presentarse.

En AMAMyDAN hemos preferido ser prudentes y no emitir ninguna clase de comunicado hasta que hubiéramos estudiado el pliego con la debida atención y, como es nuestra obligación, centrando nuestro estudio en cómo nos afectan las nuevas  condiciones a nosotros, los alumnos y padres de alumnos. Revisado el nuevo pliego y comparando con las condiciones del pliego anterior estos son nuestros puntos de vista.

Desde el punto de vista económico hay que resaltar la reducción del coste del servicio y un mayor detalle en la descripción de las partidas económicas, aunque es de lamentar que esta reducción del coste real no pueda ser aprovechada de manera directa por los usuarios como consecuencia de la desaparición de la subvención. Esto demuestra lo que desde AMAMyDAN hemos venido denunciando repetidamente a lo largo de este curso: que el coste del servicio que se estaba pagando era desmesurado. Pero por otro lado, sobre ese coste, antes existía una subvención del 66% que ahora ha desaparecido, recayendo en las tarifas del alumno el pago del total del servicio. Si bien estas nuevas tarifas no son tan astronómicas e inaceptables como las que propuso el Ayuntamiento el
pasado mes de septiembre, sí que son ligeramente superiores en términos generales a las que se han venido pagando durante este curso 2012-2013 y que ya provocaron un número
importante de bajas en el mencionado curso. Entendemos que la coyuntura económica no
es la adecuada, pero el gasto que generan las EMM no es elevado comparado con otras
partidas de gastos del propio Ayuntamiento que si reciben subvenciones y, en nuestra opinión, no tienen tanta importancia como la educación musical. Se hace absolutamente necesario reivindicar y recuperar la subvención de este servicio para recuperar la demanda y facilitar el acceso a esta educación musical a todos, independientemente de su condición económica.

Otro aspecto económico que nos preocupa desde el punto de vista de la calidad tiene que ver con las nuevas condiciones económicas a las que se enfrentan a partir de ahora las empresas gestoras del servicio. A la reducción del coste del servicio mencionado en el párrafo anterior, se añade la imposición de un canon a pagar por la empresa por cada escuela gestionada, y la asunción de los gastos generales como luz, teléfono, etc, anteriormente a cargo del Ayuntamiento. Desde los medios, las empresas gestoras no se han cansado de afirmar que esto les pone en una situación muy difícil y que la rentabilidad es imposible para ellas. Sin embargo, en años anteriores, cuando denunciábamos el coste exagerado del servicio y requeríamos una explicación de los costes reales a las empresas gestoras, éstas se han mantenido siempre opacas y nunca han dado explicaciones lo suficientemente detalladas para justificar este coste. No es aceptable entonces el alarmismo que ellos mismos están generando, y mucho nos tememos que esta situación la acaben pagando los trabajadores de las escuelas, a los que se les reduzcan aún más sus condiciones laborales y, en consecuencia, poniendo en peligro el nivel de calidad en la enseñanza que se ha venido produciendo hasta ahora. Ojalá nos equivoquemos.

También desde el punto de vista de la calidad hay que contemplar las modificaciones en materia educativa. Hay dos aspectos a resaltar en este punto. Por un lado desaparece en el segundo ciclo la asignatura de Formación Musical, de dos horas a la semana, por la de Lenguaje Musical, de solo una hora. Parece evidente que uno de los motivos que han determinado este cambio ha sido la reducción de la tarifa, lo que permitirá el acceso a más personas. También sabemos que la reducción de la asignatura de Formación Musical había sido sugerida por algunos padres en algunas escuelas por motivos de disponibilidad horaria, aunque no todos los padres o alumnos puedan estar de acuerdo en esto. Pero nos preguntamos si realmente esa hora y sus contenidos no eran tan significativos como para reducirlos sin detrimento de la calidad y, en el caso de que lo fueran, van a poder ser recuperados de algún modo por aquellos alumnos que lo deseen.

El otro aspecto novedoso en materia formativa es la aparición de los talleres. En el
pliego poco o nada se explica sobre la naturaleza de estos talleres ni si estos talleres van a
tener relación directa con las materias formativas y actuando como complemento de éstas, lo que parece lo más lógico. Pero existe el riesgo de que los talleres se conviertan en un cajón de sastre o coladero para que las empresas gestoras los usen como mecanismo para cuadrar sus cuentas y adulteren el fin último de la formación musical estructurada que se da en las EMM. Es necesario pues que el Ayuntamiento realice una explicación pública y detallada del objetivo y mecanismos de estos talleres.

En resumen, con el nuevo pliego, más que un servicio gestionado, como ha venido siendo hasta ahora, da la impresión que se ha dado un paso más hacia la externalización del servicio, encontrándose ahora más cerca de un servicio privado -con instalaciones y
material alquilado al Ayuntamiento- que de un servicio eminentemente público. Mucho más si se tiene en cuenta que no existe ninguna clase de subvención. Estamos, pues, ante una nueva vuelta de tuerca en un modelo que tiende a la privatización. Y observando la
degradación a la que ha llegado este modelo en otros casos similares como la Escuela de
Música de Ciempozuelos, no podemos ocultar nuestra inquietud y nos sentimos
particularmente pesimistas. Desde el Ayuntamiento aseguran que van a controlar en todo
momento el funcionamiento de las EMM dentro de las estructuras formativas y que se
cumplen las condiciones que aseguran la calidad en los mismos niveles que se han tenido
hasta ahora. Ojalá que así sea. Y desde AMAMyDAN estaremos atentos a que se cumplan
las condiciones necesarias que aseguren la continuidad de las escuelas y el
mantenimiento de la calidad en la enseñanza. Si no fuera así, no dudaremos en hacerlo
público y denunciarlo donde sea necesario.
El día 29 de julio se abren las ofertas y sabremos quién se presenta y las estrategias que hasta ahora se han mantenido ocultas. Mientras tanto, en AMAMyDAN estaremos pendientes del desarrollo del proceso de contratación e informaremos de los acontecimientos a medida que se vayan produciendo.

En Madrid a 11 de julio de 2013,
La Junta Directiva de la
Asociación Madrileña de Alumnos de Música y Danza.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Comunicado sobre el nuevo pliego para la gestión de las EMM

  1. Luis dijo:

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que expresáis en el comunicado. Como profesor en una de las escuelas municipales de música de Madrid y, especialmente, como ciudadano partidario de un servicio público y de calidad, he tenido, desde el principio, la sospecha de que el verdadero objetivo del Ayuntamiento de Madrid es deshacerse a corto plazo de este servicio. Un servicio público, subvencionado con nuestros impuestos, del que se beneficiaban un alto número de ciudadanos, y que, finalmente, se va a dejar por completo en manos de empresas privadas.

    Durante este curso hemos tenido ya algunos indicios de lo que nos deparará el futuro con este nuevo modelo de privatización total que quieren implantar: un alto porcentaje de alumnos tuvieron que abandonar las escuelas a principios de curso ante la imposibilidad de pagar las nuevas tasas; la oferta educativa ha sido alterada por parte de las empresas gestoras, con la connivencia del Ayuntamiento; y los profesores hemos visto cómo se nos han recortado los salarios y hemos sufrido la perdida de horas de trabajo por el cierre de grupos.

    Estos indicios hacen que mi diagnóstico coincida bastante con el vuestro, en el sentido de que es muy probable que el servicio se vaya deteriorando paulatinamente hasta que suceda lo que tristemente ha ocurrido con la Escuela de Ciempozuelos. Por mucho que el Ayuntamiento asegure que esto no sucederá, mi opinión, como profesor especialista en Formación Musical, es que la reducción de una hora semanal de la asignatura va a suponer una merma significativa en la formación de los alumnos. Además, la propuesta de talleres, como vosotros mismos apuntáis, no es más que un recurso comodín para adaptar la oferta educativa a aquellos contenidos que le sean más rentables económicamente a las empresas. Esta estrategia empresarial acabará por cercenar uno de los principios fundamentales en los que debe sustentarse un servicio público: el de la atención a la diversidad.

    En definitiva, el panorama que se nos presenta no es nada halagüeño. Pienso que un primer paso para conseguir revertir la situación debería ser conseguir la unión de los principales perjudicados en esta situación: alumnos, padres de alumnos, y profesores. Juntos deberíamos poner las bases de lo que consideramos básico para que el servicio mantenga la calidad educativa que ha tenido hasta ahora. Finalmente, deberíamos exigir tanto al Ayuntamiento como a las empresas gestoras que dejen de actuar únicamente en beneficio de sus propios intereses.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *